Prácticas informativas leales

Información alimentaria dirigida al Consumidor

Los alimentos destinados a ser suministrados al consumidor final deben ir acompañados de información alimentaria conforme a normativa vigente.

La información alimentaria no inducirá a error, en particular: 

  • sobre las características del alimento y, en particular, sobre la naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, país de origen o lugar de procedencia, y modo de fabricación o de obtención;
  • al atribuir al alimento efectos o propiedades que no posee; 
  • al insinuar que el alimento posee características especiales, cuando, en realidad, todos los alimentos similares poseen esas mismas características, en particular poniendo especialmente de relieve la presencia o ausencia de determinados ingredientes o nutrientes; 
  • al sugerir, mediante la apariencia, la descripción o representaciones pictóricas, la presencia de un determinado alimento o ingrediente, cuando en realidad un componente presente de forma natural o un ingrediente utilizado normalmente en dicho alimento se ha sustituido por un componente o un ingrediente distinto. 

La información alimentaria debe ser precisa, clara y fácil de comprender para el consumidor. 

Salvo las excepciones previstas por la normativa sobre aguas minerales y productos alimenticios destinados a una alimentación especial, la información alimentaria no atribuirá a ningún alimento las propiedades de prevenir, tratar o curar ninguna enfermedad humana, ni hará referencia a tales propiedades.

Las premisas establecidas anteriormente también se aplicarán a: 

  • la publicidad
  • la presentación de los alimentos y, en especial, a la forma o el aspecto que se les dé a estos o a su envase, al material usado para este, a la forma en que estén dispuestos así como al entorno en el que estén expuestos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

5 cosas que debes saber del fármaco Senshio®

Preservativos inseguros