viernes, 3 de octubre de 2014

Consumidores confundidos

¡Pulsera para adelgazar!

Es habitual ver anuncios publicitarios sobre artículos, sustancias o métodos que pretenden mejorar nuestra salud. Sustancias vegetales que aumentan la potencia sexual, productos que fortalecen el sistema inmunitario, pulsera que ayuda a adelgazar o terapias que nos hacen más inteligentes.

Como consumidor medio debes saber que la responsabilidad recae en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y los órganos competentes de las Comunidades Autónomas, de acuerdo a la Ley General de Sanidad, las reglamentaciones específicas y el Real Decreto 1907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.  

Las autoridades sanitarias son las responsables de controlar la publicidad y promoción comercial de los productos, artículos, materiales, sustancias, energías o métodos que se anuncian, presentan o comercializan como eficaces para el diagnóstico, prevención o tratamiento de enfermedades o desarrollos fisiológicos, adelgazamiento, modificación del estado físico o psicológico, restauración, corrección o modificación de funciones orgánicas u otras pretendidas finalidades sanitarias, para que se ajusten a criterios de veracidad respecto a la salud y para limitar todo aquello que pueda constituir un peligro para la salud de los consumidores.

La presentación, publicidad o promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria debe ajustarse a criterios de transparencia, exactitud y veracidad y debe evitar cualquier error que pueda causar perjuicio a la salud o seguridad de los consumidores.

De igual modo, cualquier medio de comunicación, agencias de publicidad, periódicos en soporte papel y digitales, revistas, radio, televisión, internet o cualquier otro medio no admitirán publicidad que incumpla lo dispuesto en dicha norma.

Debemos confiar en la diversidad de entes administrativos que dedican su presupuesto a vigilar y controlar la publicidad de productos comercializados con pretendida finalidad sanitaria. O bien, conocer como consumidor medio que es positivo para nuestra salud o realmente que es un fraude. No lo dude, con total seguridad una dieta equilibrada y ejercicio diario mejorará su salud. ¡Pero no olvide llevar su pulsera mientras camina!

No hay comentarios:

Post destacados